Filum Arthropoda
(artrópodos)

Es el filum que mayor éxito ha alcanzado en nuestro planeta ya que podemos encontrar abundancia y diversidad de ellos en prácticamente cualquier hábitat por extremo que parezca.

Su principal característica es la presencia de apéndices articulados (del griego Arthron = articulación), especializados en las más variadas funciones, y de un exoesqueleto (esqueleto externo) rígido y segmentado que recubre totalmente la parte externa del animal. Esta rigidez se debe a la presencia de Quitina (hidrato de carbono similar a la celulosa). En el grupo de los crustáceos se añaden a esta quitina depósitos de carbonato y fosfato cálcicos.

Este exoesqueleto les proporciona algunas ventajas (protección) pero también tiene inconvenientes (su formación requiere una considerable inversión en energía y les añade peso extra). Además, no les permite crecer de forma contínua y han de hacerlo por mudas (cambio periódico de esa envoltura externa), lo que añade un período extra de indefensión en los momentos de recambio del exoesqueleto.

Su cavidad corporal forma un verdadero celoma. Tienen simetría bilateral y un sistema nervioso ganglionar ventral bien desarrollado, pero sin verdaderos nefrídios. Según los distintos grupos, están provistos de órganos especializados para la respiración. El corazón es tubular y dorsal y el sistema circulatorio abierto (su sangre no permanece constantemente en vasos sanguíneos). Los sexos suelen estar separados.

Los artrópodos, en función precisamente del tipo de apéndices de que estén dotados, se dividen en tres subfilos, uno formado exclusivamente por fósiles (los Trilobitimorfos) y dos vivientes: los Quelicerados o Aracnomorfos (desprovistos de antenas) y los Mandibulados o Antenados (con antenas y mandíbulas.

En función del enfoque de estas notas (biología marina), nos centraremos exclusivamente en los artrópodos marinos, dentro de los cuales el grupo más importantes está formado por la clase Crustáceos.

Aunque difíciles de encontrar, por su tamaño diminuto, hay que considerar también la clase Picnogónidos (o Pantópodos) en la cual hay un par de géneros relativamente frecuentes en la zona litoral.

VOLVER