Filum Bryozoa (= Briozoos, Polizoos)

(Ectoproctos o Lofóforos)

Suelen constituir colonias "horizontales" compuestas por muchos miles de diminutos individuos sésiles separados; pero también pueden dar lugar a masivas colonias "verticales". Incrustan piedras, algas, conchas de moluscos y caparazones de crustáceos. Su cuerpo está muy simplificado, le faltan los vasos sanguíneos y los órganos excretores.

El cuerpo del indivíduo (Zooide), de sólo 0,5 mm de diámetro, se compone del saco visceral, que sólo contiene un intestino en forma de U (I), las gónadas hermafroditas (G) y los músculos retractores (Mr) de la corona tentacular o lofóforo (L). La región posterior del cuerpo segrega el cístido (Ci), una cápsula quitinosa reforzada por sedimentación calcárea que protege la parte blanda. La corona tentacular (L) junto con el cuerpo externo (polípido, P) es sacada afuera a través de una abertura, que se puede cerrar generalmente con un opérculo (0), y en caso de alarma, vuelta como un rayo al cístido protector mediante los músculos retractores. Sale afuera al aumentar la presión interna de los líquidos de la cavidad del cuerpo. La corona de tentáculos produce una corriente de agua que proporciona el oxígeno para la respiración y el alimento, compuesto por microorganismos acuáticos.
Dibujo modificado de: varios, "flora y fauna de las costas"

Los zooides de una colonia son muy diferentes entre sí y desempeñan también funciones diferentes. Hay individuos compuestos únicamente del cístido, que sirven para el anclaje de la colonia; otros se encargan de adquirir el alimento o exclusivamente del aseo colectivo, y hay otros reducidos a zooides sexuales. Los briozoos se reproducen asexualmente por gemación o sexualmente mediante huevos de los que eclosionan larvas pelágicas, de las que salen pasado algún tiempo jóvenes briozoos.