El Laboratorio de Microbiología Clínica

El laboratorio de Microbiología Clínica puede variar mucho en su estructura y organización dependiendo de las necesidades específicas del área sanitaria que soporte, pero la idea básica de su función es siempre la misma: investigar los microorganismos patógenos causantes de las patologías infecciosas a estudio y aportar pautas para que el clínico pueda desarrollar un correcto tratamiento de los pacientes.

Hay dos formas básicas de realizar este trabajo: cultivo e identificación de bacterias, hongos o virus en las muestras de los pacientes (bacteriología, micología y virología) o investigación en el suero de dichos pacientes de las alteraciones inmunológicas que producen las bacterias, hongos o virus (Serología).

Cada laboratorio desarrolla y potencia las metodologías de trabajo que considera necesarios en cada circunstancia concreta, y ningún laboratorio de microbiología clínica está organizado y funciona con la misma sistemática que el del hospital vecino. Y aunque las ideas generales son siempre las mismas, las pautas y sistemas de trabajo diario son propias de cada laboratorio. Estas notas están basadas en el modelo organizativo del laboratorio de microbiología del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de La Coruña.

 

Organización del laboratorio de microbiología clínica

Recepción de muestras

Siembra de muestras

Líneas generales de trabajo