Morfología bacteriana

Vamos a comenzar aclarando algunos conceptos importantes relacionados con las varias posibilidades que se nos ofrecen cuando hablamos, sin mayor explicación, de "morfología bacteriana".

La morfología ultramicroscópica de las bacterias (observadas con Microscopio electrónico), nada tiene que ver con lo que, macroscópicamente, observamos en un medio de cultivo al estudiar el crecimiento de las colonias bacterianas.

Ya hemos visto que las bacterias son microorganismos de estructura procariota y la mayor y más importante diferencia con las células eucariotas es la ausencia en las primeras de una membrana nuclear.

El gráfico de la derecha nos muestra un corte en tres dimensiones en el que se aprecia la estructura de las sucesivas envolturas bacterianas, el citoplasma con sus componentes, así como los posibles apéndices externos.

En el esquema inferior, un corte axial de una célula bacteriana, podemos apreciar también la disposición espacial de los distintos elementos que la conforman.

Morfología ultramicroscópica bacteriana: estructuras externas y estructuras internas.

En el trabajo cotidiano con el Microscopio óptico, la referencia al hablar de la morfología bacteriana es la tinción de GRAM. Desde esta perspectiva hablaremos de cocos, bacilos, espirilos (forma de las céluas bacterianas) o de Gram positivas o Gram negativas (en referencia al color que toma tras dicha tinción)

Morfología microscópica bacteriana en la tinción de GRAM

Por fin, cuando trabajamos sobre las colonias que crecen en los medios de cultivo y analizamos directamente su morfología, estamos hablando de una cuestión totalmente diferente ya que en este caso nos referiremos a la forma y color de dichas colonias observados con el ojo desnudo (macroscópicamente).