Clasificación de los hongos

Los hongos han sido tradicionalmente estudiados por botánicos por lo que su nomenclatura y clasificación siguen las pautas de Código Botánico Internacional. No existe, por ahora, un acuerdo internacional de clasificación de hongos equivalente al que el "Bergey's Manual of Determinative Bacteriology" representa para el mundo bacteriano.

Las características estructurales son las principalmente utilizadas para clasificar los hongos: estructura de la hifa, modo de formación de las esporas asexuales, estructura y formación del cuerpo fructífero sexual, química de la pared celular, etc

Dado que el modo de reproducción sexual es el utilizado para clasificar los hongos, es necesario disponer en cada ejemplar de estados sexuales para identificarlo correctamente. Sin embargo, en muchos casos, los hongos no forman fases sexuales en cultivo o pueden necesitar medios especiales para hacerlo, y esto ha representado siempre la gran dificultad para su clasificación.

Para los hongos de los que conocemos sus fases asexuales pero desconocemos las sexuales, se ha creado un grupo arbitrario al que se denominó Fungi Imperfecti, hongos imperfectos, en el que se distribuyen en géneros y especies en base a sus estructuras asexuales. A medida que se descubren las fases sexuales, puede asignarse el hongo a un género conocido anteriormente. Esto explica también el hecho de que muchos hongos comunes son conocidos con dos nombres genéricos distintos, ya que uno se refiere a su fase impecfecta, o asexual, y el otro a la fase perfecta o sexual (por ejemplo: Pseudallescheria boydii es la fase sexual y Scedosporium apiopspermun la fase asexual del mismo hongo).

A efectos de una mayor sencillez, los micólogos utilizan por lo común un sistema según el cual los cuatro fila principales son: Oomicetes (Oomycota), Zigomicetes (Zygomycota), Ascomicetes (Ascomycota) y Basidiomicetes (Basidiomycota) y sus respectivos individuos forman oosporas, zigosporas, ascosporas y basidiosporas. el quinto filum, del que ya hemos hablado, serían los Deuteromicetes (Deuteromycota), (los llamados hongos imperfectos, que incluyen aquellos hongos en los que sólo se conocen procesos de multiplicación asexual).

Algunos otros filos, según diferentes autores, se consideran hongos, o bien, grupos relacionados estrechamente con los hongos: Actinomicetes (Actinomycota), Mixomicetes (Myxomycota), Plasmodioforomicetes (Plasmodiophoromycota), Labirintulomicetes (Labyrinthulomycota) y Acrasiomicetes (Acrasiomycota).

Zygomycetes:

Hongos filamentosos con micelio no tabicado (cenocítico)
reproducción sexual: zygosporas, cuerpos marrones o negros, con paredes gruesas a veces cubietos de espinas, formados por la fusión de dos gametangios
reproducción asexual: clamidosporas, células vegetativas rodeadas de una pared gruesa, que constituye a la vez elemento de resistencia, que luego dan originan el micelio, y esporangiosporas, esporas producidas de forma endógena dentro de un esporangio

Ascomycetes:

Hongos filamentosos con micelio tabicado y levaduras
reproducción sexual: ascosporas contenidas en un asco que se forma generalmente por kariogamia de 2 núcleos distintos
reproducción asexual: conidias formadas en un conidióforo o gemación (fisión) en las levaduras

Basidiomycetes:

Hongos filamentosos con micelio tabicado y algunas levaduras
reproducción sexual: basidiosporas formadas sobre basidios
reproducción asexual: crecimiento vegetativo, rara vez forman esporas

Deuteromycetes: (fungi imperfecti)

Hongos filamentosos con micelio tabicado y levaduras
Este grupo incluye los hongos a los que no se les conoce forma de reproducción sexual, aunque se supone que son estados no sexuados (anamorfos) de Ascomycetes y, más raramente, Basidiomycetes cuyos estados sexuados (teleomorfos) no se han descubierto
reproducción sexual: desconocida
reproducción asexual: conidias formadas en células especializadas o conidióforos
La clasificación en este grupo se basa en la observación del aparato conidiógeno.
La forma en que se produce la conidiogénesis dará lugar a conidios solitarios, en racimos o en cadenas
En algunos géneros las células conidiógenas pueden estar contenidas dentro de pycnidios, que son cuerpos de fructificación con forma de matraz (Phoma), en otros, no se diferencian del resto de la hifa (Aureobasidium), se alargan formando fiálides (Penicillium), se ramifican (Botrytis) o se dilatan en el extremo (Aspergillus), otros forman artrosporas por fragmentación de la hifa (Geotrichum), o clamidosporas. Pueden ser unicelulares o contener dos o más células o macroconidias (Alternaria o Fusarium).