Introducción al mundo Prokariota

(ver: células eucariotas versus células procariotas)

Los procariotas son los organismos más numerosos en la tierra. Aunque hay sólo unas 4.000 especies conocidas, se estima que el verdadero número pudiera estar entre 400.000 y 4.000.000 de especies. Los procariotas son unicelulares, sin embargo, se conocen varios géneros que forman verdaderas colonias, agregados permanentes de células de la misma especie y algunos muestran igualmente tipos muy simples de organización multicelular.

La característica distintiva más llamativa de las células procariotas es su falta de membrana limitante en sus organelas. A pesar de la falta de compartimentalización interior, los procariotas pueden tener invaginaciones especializadas en el interior de la membrana plasmática. Dado que no contienen ninguna membrana nuclear limitante, el ADN de los procariotas se concentra en una región del nucleoide en el centro de la célula. El propio ADN se organiza en un cromosoma redondo y grande. Hay también varios anillos más pequeños de ADN, llamados plásmidos, presentes dentro de las células procariotas.

La mayoría de los procariotas contienen alguna clase de pared celular que les sirve de protección. También pueden secretar una capa pegajosa llamada cápsula que se forma fuera de la pared de la célula. Los accesorios de la superficie también llamados Pili ayudan a las bacterias a adherirse entre si. Otras bacterias pueden moverse usando sus flagella. Es importante recordar que los flagella bacterianos son muy diferente de los de los eucariotas.

Las formas de los procariotas son muy variadas, aunque generalmente simplificamos hablando de las tres más comúnes: son coco, bacilo y espiral.

Todos los procariotas se reproducen asexualmente por fisión binaria. Ni mitosis ni meiosis se dan entre ellos. Aunque no pueden usar la reproducción sexual como un método para la transcripción genética, la recombinación genética todavía es posible por otros sistemas: conjugación (los genes se transfieren directamente entre dos procariotas), transducción (los genes se transfirien entre los procariotas por medio de virus), etc.

Los fósiles más viejos que se han encontrado se han datado como originarios de hace algo más de unos 3.5 mil millones años, en la era del Precámbrico. Estos microfósiles de procariotas les dan a los investigadores una estimación del tiempo del comienzo de la vida en la tierra. Dado que varios microfósiles parecen haber sido fotosintéticos, o incluso productores de oxígeno, se ha estimado que los organismos vivientes pudieran haberse originado hace ya unos 4 mil millones de años.

Una vez admitidas y, más o menos popularizadas, las ideas preconizadas por Carl Woese y col, consideramos que los Procariotas están formados por dos grandes grupos de organismos, similares en muchas características y radicalmente distintos en otras:

Bacteria (Eubacteria)
Archaea (Archaeobacteria)